¡Cocinar requiere esfuerzo y paciencia! Valores que queremos ver recompensados cuando terminamos de elaborar un plato y nos sentamos a degustarlo. Por eso es importante contar con recursos que nos permitan asegurarnos de que el resultado final va a ser óptimo y así ver nuestro trabajo recompensado.

Como especialistas en la materia que somos, queremos compartir contigo algunos trucos esenciales para elaborar croquetas perfectas. Seas o no un experto croquetero, existen pequeños consejos que puedes aplicar para mejorar tu técnica y obtener un resultado de Estrella Michelín.

trucos croquetas perfectas

7 trucos para conseguir croquetas perfectas:

 

  1. Enriquece tu bechamel con caldo u otros elementos de los ingredientes: A la hora de elaborar la bechamel protagonista de tus croquetas es importante aclarar que ésta no tiene que componerse exclusivamente de leche y que existen determinados elementos que le pueden añadir un extra de sabor. Los caldos son uno de estos elementos.Por ejemplo: cuando hacemos croquetas de cocido con los restos de cocido es recomendable usar solo la mitad de cantidad de leche para la masa y usar el caldo del cocido para completar la bechamel. Lo mismo ocurre cuando hacemos croquetas de gambas para las que podemos hacer un fumé con las cabezas e integrarlo en la bechamel. Si haces croquetas de jamón y decides freír el jamón ligeramente en la sartén, aprovecha la grasa que suelta el jamón para tu bechamel e intensificar el sabor a jamón de tu masa para croquetas.
  2.  

  3. Ahorra tiempo elaborando tu bechamel en frío: ¿A quién no le echa para atrás la eterna espera a la hora de preparar la masa para las croquetas? La solución está en elaborar las croquetas directamente en frío con nuestro preparado totalmente natural de harinas precocidas Mix Instant Bechamel en frío (también disponible en versión sin gluten o con setas) con el que tienes la masa de tus croquetas lista en solo 2 minutos. Solo tienes que mezclar 100 g del preparado con 335 ml de leche fría y/o caldo + 65 g del ingrediente principal de tus croquetas (jamón, pollo, huevo, gambas, etc.).
  4.  

  5. Pesa la masa antes de formar las croquetas: Si quieres las croquetas queden uniformes y todas del mismo tamaño, es recomendable usar una báscula de cocina para conseguir que las porciones de masa pesen todas igual y, por tanto, las croquetas resultantes sean todas del mismo tamaño. Si no tienes báscula también es útil usar una cucharada para helado antiadherente o cucharas medidoras.
  6.  

  7. Impregna tus manos de aceite para formar las croquetas: No hay nada peor que empezar a darle forma a tus croquetas y quedarte con la mitad del relleno pegado a las manos. Un truco muy fácil de aplicar es mojarte ligeramente las manos en aceite. Además, al resbalar el aceite la formación de las croquetas es mucho más rápida. Otra opción utilizada por muchos cocinillas es el empleo harina en lugar de aceite.
  8.  

  9. Sustituye el huevo por productos que adhieran mejor el pan rallado: Soluciones innovadoras como nuestra Fijarina consiguen que el pan rallado se fije más y no queden calvas en tus croquetas. Además, evitará que se depositen restos de pan rallado en el fondo de la olla y se comiencen a quemar o, lo que es peor, que se adhieran a la siguiente tanda de croquetas que vayamos a freír. Este producto también tiene la ventaja de que es apto para personas alérgicas al huevo y veganos.
  10.  

  11. Usa panko para conseguir croquetas más crujientes: El pan rallado en escamas al estilo asiático, también conocido como panko japonés, tiene la peculiaridad de que su textura es más gruesa, por lo que aporta un toque crujiente a los empanados y rebozados que no se consigue con el tradicional pan rallado. Además, queda muy ligero y digestivo, pues la miga de pan absorbe menos aceite.
  12.  

  13. Controla la temperatura del aceite para freír: La temperatura perfecta para freír croquetas es entre 170 y 180º C. De esta manera evitamos que, por un lado, se calienten demasiado y no exploten, y por otro, que no se impregnen de aceite, ni se quemen. Si usas unas freidora con regulador de temperatura lo tienes fácil. Sin embargo, si no lo tienes, te recomendamos que te hagas con un termómetro digital de cocina que te servirá para controlar la temperatura del aceite.

Con estos trucos ya tienes toda la teoría que necesitabas para hacer las croquetas perfectas, ahora queda llevarlos a la práctica.

Y tú, ¿tienes algún truco infalible para hacer croquetas? Déjanos tu consejo en comentarios.